La Basílica y Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, quizá el monumento más famoso de Barcelona, más conocido como “Sagrada Familia”, es una iglesia católica diseñada por el famoso arquitecto catalán Antoni Gaudí. Atrae a más de 2,8 millones de visitantes cada año y es una de las iglesias más emblemáticas del mundo.

Fachada de la Sagrada Familia

Fachada de la Sagrada Familia

Breve historia de la Sagrada Familia

La construcción de la Sagrada Familia comenzó en 1882, pero sorprendentemente el arquitecto Antoni Gaudí no se involucró en el proyecto hasta 1883 y fue nombrado director en 1884. Gaudí era consciente de que no estaría vivo para supervisar la construcción completa del edificio, pero dejó diseños detallados para guiar su realización. De hecho, sólo se había completado una cuarta parte de la construcción cuando Gaudí murió trágicamente en 1926. Hoy en día, la construcción de la iglesia aún no está terminada, y se estima que la construcción actual representa sólo el 70% del diseño final. A pesar de ello, el edificio fue consagrado por el Papa Benedicto XVI en 2010 y declarado basílica menor.

¿Cuándo se terminará la Sagrada Familia?

Si no hay imprevistos, se espera que se termine en el año 2026, en el centenario de la muerte de Antoni Gaudí.

Sagrada Familia en construcción

Vista aérea de las obras de construcción de la Sagrada Familia

Antoni Gaudí, el arquitecto

De niño, Gaudí estaba cautivado por el mundo natural que le rodeaba.

Parecía absorber lecciones esenciales de los patrones y formas que veía en la naturaleza. El esqueleto de una serpiente seca, un caracol, un panal de miel… eran construcciones perfectas de la naturaleza. Y para Gaudí, un católico profundamente religioso, Dios era el maestro arquitecto de estas estructuras orgánicas perfectas.

Con el tiempo, Gaudí dejó su pequeño pueblo (Reus) en el campo y se trasladó a Barcelona para estudiar en la universidad y luego en la escuela de arquitectura. Cuando se graduó en 1878, el director de la escuela declaró: “Señores, hoy estamos aquí o ante un genio o ante un loco”.

Gaudí comenzó su carrera en un momento difícil en Barcelona. La revolución industrial había traído a miles de trabajadores del campo a la ciudad para trabajar en las fábricas. Trabajaban en condiciones terribles, hacinados en sucias viviendas y bebiendo agua sucia. Las enfermedades, como la fiebre amarilla y el cólera, proliferan.

Mientras tanto, un católico fundamentalista llamado Josep Boccabella creía que la miseria de los pobres de Barcelona era un castigo por sus pecados, y se propuso construir una iglesia que inspirara a la gente común a llevar una vida religiosa.

La iglesia estaría dedicada a María, José y Jesús, la Sagrada Familia. El primer arquitecto de Bocabella, Francisco de Paula del Villar y Lozano, renunció al cabo de un año, apenas iniciada la obra, y Bocabella eligió a Anton Gaudí, de 29 años, para continuar el trabajo.

La Sagrada Familia se construiría en el estilo neogótico, muy popular entonces en Europa, pero Gaudí también quería que esta creación fuera algo completamente único, inspirado en la naturaleza y en Dios.

Sin embargo, Gaudí nunca permitiría que el edificio eclipsara las creaciones de Dios, por lo que estableció un límite a la altura del templo. La Sagrada Familia sería un metro más baja que la montaña de Montjuïc en Barcelona. Sólo para mantener la humildad.

En 1883, Gaudí comenzó su trabajo en la cripta, que ya había sido iniciado por el arquitecto anterior. La cripta es esencialmente una pequeña iglesia bajo la iglesia mayor y un lugar donde se entierra a personas importantes. Los servicios se celebraban en la cripta mientras Gaudí se tomaba su tiempo para diseñar el resto de la iglesia.

Una vez terminada la cripta, Gaudí comenzó a trabajar en una enorme pared del edificio: la fachada del nacimiento, en la que trabajaría durante el resto de su vida.

Gaudí era un escultor tanto como un arquitecto, y la pared estaría llena de esculturas de piedra, representando escenas bíblicas. Con el tiempo, se convirtió en un lugar abarrotado, desordenado y repleto de vida.

A lo largo de los años, Gaudí trabajó en otros proyectos en Barcelona. Su obra está repartida por toda la ciudad. En palacios, pabellones y casas extravagantes, las curvas orgánicas de su arquitectura sinuosa y esquelética son inconfundibles. Entre sus obras encontramos: Casa Milà (La Pedrera), Casa Batlló, Park Güell, Torre Bellesguard o Casa Figueras, Casa Vicens, Palau Güell, …

Pero la Sagrada Familia es el proyecto que le consumía. En 1926, Antoni Gaudí, de 73 años, nunca se casó y vivía solo. Pasaba muchas noches durmiendo en su estudio de la Sagrada Familia, obsesionado con su obra magna.

El 7 de junio de ese año, Gaudí cruzaba unas vías de tren y fue atropellado por un tranvía. Murió tres días después y fue enterrado en la cripta de la Sagrada Familia. Se calcula que cientos de miles de personas lo lloraron en las calles.

Características de la arquitectura de la Sagrada Familia

Gaudí fue nombrado arquitecto en 1883, a los 31 años, tras las desavenencias entre los promotores del templo y el arquitecto original, Francisco de Paula del Villar y Lozano. Mantuvo la planta de cruz latina de del Villar, típica de las catedrales góticas, pero se apartó del gótico en varios aspectos significativos. En particular, Gaudí desarrolló un sistema de columnas angulares y bóvedas hiperboloides para eliminar la necesidad de arbotantes. En lugar de depender de elementos exteriores, las cargas horizontales se transfieren a través de columnas en el interior.

La Sagrada Familia utiliza formas tridimensionales compuestas por superficies regladas, como hiperboloides, parábolas, helicoides y conoides. Estas formas complejas permiten una estructura más fina y delgada, y están pensadas para mejorar la acústica y la calidad de la luz del templo. Gaudí utilizó modelos de yeso para desarrollar el diseño, incluyendo un modelo a escala 1:10 de la nave principal que medía cinco metros de altura y anchura por dos metros de profundidad. También ideó un sistema de cuerdas y pesos suspendidos de un plano del templo en el techo. A partir de este modelo invertido dedujo los ángulos necesarios de las columnas, bóvedas y arcos. Esto es evidente en las columnas inclinadas de la fachada de la Pasión, que recuerdan a las estructuras de tracción pero actúan en compresión.

Simbolismo religioso

Gaudí incorporó el simbolismo religioso en cada aspecto de la Sagrada Familia, creando una representación visual de las creencias cristianas. Diseñó tres fachadas icónicas para la basílica, la de la Gloria, la del Nacimiento y la de la Pasión, orientadas al sur, al este y al oeste, respectivamente. La escultura de la fachada de la Natividad recuerda a un suave e intrincado muelle y fue supervisada por Gaudí. La fachada de la Pasión se caracteriza por la obra de Josep Maria Subirachs, cuyas esculturas angulares prolongan el carácter modernista del templo. El escultor Etsuro Sotoo es el responsable de los adornos de las ventanas y los remates, que simbolizan la Eucaristía.

detalle torres natividad Sagrada Familia

Detalla de dos de las 4 torres que representan la natividad

Nave central

La nave central se eleva hasta una altura de 45 metros, y está diseñada para parecerse a un bosque de pilares multicolores de granito. Los pilares cambian de sección transversal desde la base hasta la terminación, aumentando el número de vértices de poligonales a circulares. Las esbeltas columnas bifurcadas atraen la mirada hacia arriba, donde la luz se filtra a través de las aberturas circulares de las bóvedas. Éstas están acabadas con azulejos de vidrio veneciano de color verde y dorado, que articulan las líneas de los hiperboloides.

luz vitrales Sagrada Familia

Efectos de la luz a través de los vitrales venecianos en el interior de la Sagrada Familia

Torres

Una vez terminada, la Sagrada Familia contará con dieciocho torres compuestas para presentar una vista única del templo desde cualquier punto de vista. Cuatro campanarios que representan a los Apóstoles coronan cada fachada, alcanzando aproximadamente 100 metros de altura. En el extremo norte, una torre que representa a la Virgen María se alzará sobre el ábside. La torre central alcanzará los 172 metros de altura y simbolizará a Cristo, rodeado por cuatro torres que representan a los Evangelistas.

Aunque la construcción continúa, las partes más antiguas se están limpiando y restaurando. El templo ha dependido enteramente de donaciones privadas desde su inicio, y ha sufrido muchos retrasos por falta de financiación. Un contratiempo especialmente importante se produjo durante la Guerra Civil española, cuando el taller de Gaudí fue destruido, incluida gran parte de la documentación que dejó.

Las generaciones posteriores de artesanos y arquitectos se han basado en los dibujos y modelos de yeso restantes para avanzar en el proyecto, adhiriéndose a la visión de Gaudí lo más posible. Como resultado, el diseño del templo es una colaboración que abarca siglos. El propio Gaudí consideraba el proyecto como la obra colectiva de varias generaciones. En palabras del propio Gaudí: “Yo envejeceré, pero otros vendrán después de mí. Lo que hay que conservar siempre es el espíritu de la obra, pero su vida ha de depender de las generaciones a las que se transmite y con las que vive y se encarna”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies